La verdad sobre el azúcar

0
192

Los sustitutos del azúcar y el azúcar no son un aun, un tema polémico. Hay tantas opciones por ahí! Pero la pregunta es: ¿Cuál es la mejor alternativa para el azúcar de mesa? El azúcar refinada es tan mala para la salud? ¿Es seguro consumir alguna alternativa en lugar del azúcar de mesa?

Para ser sinceros, no todas las cosas dulces son iguales. Por mucho que tratemos de limitar los alimentos llenos de azúcar, somos irremediablemente adictos a los postres y alimentos dulces. Gastamos mucho dinero en edulcorantes que no son azúcar tradicional, pero que son igual de dañinos para nuestra salud.

La verdad sobre el azúcar

Esta lista no es exhaustiva, pero es un comienzo. Y aquí mostramos un desglose de lo que necesitas saber acerca de los edulcorantes más populares en el mercado:

1. El azúcar de mesa (también conocido como sacarosa)

El azúcar de mesa que está elaborada de remolacha o caña de azúcar es 50% fructosa y 50% glucosa. Teniendo esto en cuenta veamos que dice la bioquímica sobre la glucosa respecto a la fructosa, aspecto sumamente importante para comprender el metabolismo y los edulcorantes.

La glucosa se puede utilizar de tres maneras: como combustible para el cerebro y los glóbulos rojos, se almacena como glucógeno en el hígado y los músculos (para ser utilizado más adelante) o puede ser convertido a los ácidos grasos que se almacenan en la grasa. Cuando estás en una situación en la que tienes células con demasiada azúcar, los músculo y grasa se vuelven resistentes a los efectos de la insulina y ocupan menos glucosa. Esto es cuando el páncreas deja de ser capaz de satisfacer su necesidad de insulina y la diabetes tipo 2 se desarrolla.

Azúcar de mesa o sacarosa

La fructosa se procesa de manera diferente. El hígado elimina fructosa después de ser absorbida en el intestino y entonces se utiliza para producir glucosa, ácidos grasos o lactato. En contraste con la glucosa, la fructosa no estimula la secreción de insulina. Esto es un problema porque la leptina, la hormona que controla la saciedad y la sensación de hambre, está regulada por la insulina que se libera después de una comida. El consumo de fructosa reduce los niveles de leptina y la insulina, que desempeña un papel en el aumento de peso y sus secuelas metabólica asociadas.

Dicho esto, es prácticamente imposible comer demasiada fructosa de las frutas. Con la fruta estas recibiendo fibra, agua y los nutrientes se toman su tiempo para metabolizar; la fructosa no golpea a tu hígado cuando se trata de una fuente de frutas.

2. Azúcar Mascabado(también conocida como azúcar morena)

Azúcar Mascabado o azúcar morena

Conozco a un montón de gente que ve el azúcar Mascabado crudo como la alternativa más segura a su hermana, la el azúcar de mesa. Esa es una suposición falsa. El mascabado es extracto puro de caña de azúcar que lo hace 50% de fructosa y glucosa al 50%, al igual que el azúcar de mesa. Tiene los mismos efectos sobre el azúcar en la sangre se ha mencionado anteriormente.

3. Miel de maple

Miel de maple

La Miel de maple es aproximadamente 2/3 sacarosa (o azúcar de mesa). Esto significa que aumentará el nivel de azúcar en la sangre más lento que el azúcar de mesa, pero de igual manera la eleva. La Miel de maple o Jarabe de arce tiene algunas ventajas, ya que tiene minerales como calcio, potasio, hierro, zinc y manganeso.

4. Stevia

Stevia

La Stevia viene de una planta y es super, super dulce. Es 200-300 veces más dulce que el azúcar de mesa por lo que sólo necesitas un poco para endulzar lo que comes o bebes. La Stevia no pasa por la absorción normal, se  metaboliza en el intestino y se dirige directamente al hígado; esto significa que no afecta a los niveles de azúcar en la sangre. Hay algunos informes que la stevia puede causar un malestar en los riñones debido a la forma en que se excreta. La Stevia procesada ​​puede contener excipientes, para buscar una forma pura sin aumentar el volumen tales como: dextrosa, FOS (fructooligosacharides), eritritol, xilitol, maltodextrina, lactosa o la combinación de estos ingredientes.

 5. Agave

Nectar de Agave

El néctar de agave es un edulcorante líquido derivado de una planta, y, a menudo se promociona como una alternativa de bajo índice glicémico de azúcar refinada. El Agave ha sido conocido por contener entre un 70-90% de fructosa; para comparar, el jarabe de maíz de alta fructosa es sólo el 55% de fructosa! El alto consumo de fructosa se ​​ha relacionado con un montón de cosas que dan miedo, como la enfermedad de hígado graso. Recuerda, la fructosa puede evitar que te sientas “lleno”, ya que no estimula la secreción de insulina y la leptina. Estas son todas las hormonas clave que juegan un papel en el hambre y la ingesta de alimentos.

6. Splenda (también conocido como Sucralosa)

Splenda

El Splenda es 600 veces más dulce que el azúcar de mesa. Personalmente, yo no uso Splenda y nunca la recomendaría. De hecho, debería estar en nuestra lista de cosas que no debemos consumir. Un estudio publicado en 2008 encontró que tras 12 semanas de usar Splenda dio como resultado una reducción en las bacterias buenas  intestinales, otros estudios han encontrado que puede relacionarse con trastornos metabólicos. Cocinar con sucralosa a altas temperaturas ha demostrado producir compuestos tóxicos. Más importante aún, los edulcorantes artificiales como la sucralosa interactúan con los receptores en la lengua, dejando que el cuerpo sepa que has comido algo dulce y la investigación preliminar muestra que esto puede causar una montaña rusa azúcar en la sangre y la insulina que sin duda no es bueno para ti.

7. Miel

Miel

La miel es muy posiblemente el edulcorante alternativo más conocido. Es una mezcla de fructosa y glucosa: alrededor del 38% de fructosa al 31% de glucosa. También cuenta con varias vitaminas y minerales, incluyendo las vitaminas B, aminoácidos, proteínas, antioxidantes, enzimas y micronutrientes. Generalmente, los azúcares en la miel son más dulces que los edulcorantes artificiales. La miel también tiene una mezcla de monosacáridos, disacáridos y trisacáridos, unos los puedes quemar fácilmente y otros no tanto.

8. El xilitol

Xilitol

El xilitol es un edulcorante derivado de las mazorcas de maíz o abedules; la razón de la fama es que tiene 1/3 calorías de azúcar de mesa y es tan dulce como el azúcar. Sin embargo, el xilitol es mortal para los perros. Si un perro ingiere, le puede causar una repentina liberación de insulina y una gota es potencialmente mortal. Esto significa: vómitos, depresión, pérdida de coordinación, convulsiones, o estado de coma; por no hablar de la posibilidad de insuficiencia hepática mortal. Para mí, eso es realmente aterrador. El xilitol se utiliza en productos de cuidado oral, ya que previene la caries dental. Tu cuerpo produce naturalmente entre 5-15 gramos de xilitol a diario, como un subproducto del metabolismo. El 80% del xilitol que consumes se metaboliza en el hígado, 10% en los riñones y el 10% se utiliza como energía inmediata.

9. La sacarina

sacarina

Es 300 veces más dulce que la sacarosa y otro edulcorante prohibido para mi. La investigación ha demostrado el efecto negativo de la sacarina en ratones, específicamente en cómo puede afectar el microbioma intestinal y crear desórdenes metabólicos. Como anécdota, lo hemos visto en los seres humanos también. La sacarina se mantiene sin cambios a medida que pasa a través del cuerpo y no se metaboliza pero eso no significa que sea seguro.

Cuando se trata de cosas dulces hay un montón de opciones – elegir el que sea adecuado para ti y tu estilo de vida es responsabilidad y gusto de cada quien. Personalmente si tuviera que elegir, preferiría la miel o la stevia. La Stevia no afecta los niveles de azúcar en sangre en absoluto y la miel tiene menos de fructosa/sacarosa que el azúcar de mesa. También me encantan las propiedades medicinales de la miel. Mientras que el sabor de la stevia puede ser difícil adaptarse al principio, como cualquier cosa, vas a crecer para apreciarlo a través del tiempo.

Recuerda que cada edulcorante afecta el nivel de azúcar en la sangre de una forma única y la moderación (o eliminación) es clave. Todos los excesos son males y el azúcar en exceso puede darte serias complicaciones que pueden llevarte incluso a la muerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here